jueves, 25 de febrero de 2016

Ceremonia de naturalización en el medio tiempo de un juego de la NBA: ¡Un canastazo!

Nuevos ciudadanos prestan el Juramento de Lealtad
La cancha estaba llena de fanáticos, la práctica y el trabajo fuerte estaba hecho, el aire estaba cargado de energía, y ahora era el momento del juego.  Una larga y dura jornada de sangre, sudor y lágrimas les había traído hasta este momento crucial. Los oficiales entraron al tabloncillo, comenzó el conteo regresivo…3…2…1…, suena el silbato, y ¡comenzó el juego! Cincuenta personas que pronto serían nuevos ciudadanos  tomaron la cancha durante lo que fue la primera ceremonia que se celebró durante un juego de la NBA. Estos nuevos ciudadanos procedían de todas las partes del mundo y tenían trasfondos increíblemente diversos, pero esa noche compartían una misma cosa en común: estaban a punto de dar el último paso de su jornada migratoria para convertirse en ciudadanos de los Estados Unidos.


El 19 de febrero, USCIS  y la organización de baloncesto Phoenix Suns organizaron una presentación única durante el medio tiempo para cincuenta nuevos y muy especiales ciudadanos. Debido a las limitaciones de tiempo que tiene el intermedio de un juego de la NBA, USCIS dividió la ceremonia en dos partes. La primera parte se llevó a cabo en la cancha de práctica de los Suns, contigua a la cancha principal, donde los candidatos y sus familiares pudieron ver a los jugadores practicar para el gran juego contra los Houston Rockets, y esperaron a que su ceremonia comenzara.

Gerda Weissmann se dirige a los nuevos ciudadanos
El presidente de los Phoenix Suns, Jason Rowley, quien dio la bienvenida a los nuevos ciudadanos, dijo que sentía honrado de acoger la ceremonia histórica en sus instalaciones. Luego, la sobreviviente del Holocausto, humanitaria, y receptora de la Medalla a la Libertad, Gerda Weissmann Klein, conmovió a la audiencia de más de 200 personas  al relatar su viaje desde un campo de concentración nazi hasta las costas de Estados Unidos. Klein dio su mensaje a los nuevos ciudadanos llevando puesta su medalla de la libertad por primera vez desde que el presidente Obama se la confirió en la Casa Blanca en 2011.

“Hoy ustedes se unen a mí como ciudadanos estadounidenses”, pronunció Klein con orgullo. “Traigo puesta esta medalla hoy en su honor”. 

Después de unas breves palabras del liderato local de USCIS, el Juramento de Lealtad, y la entonación de “The Star-Spangled Banner,” era momento del gran espectáculo. Los candidatos que pronto se convertirían en nuevos ciudadanos solo necesitaban la última jugada para finalizar el juego. A medida que caminaban hacia el túnel y entraban a la cancha, los jugadores y el equipo de los Suns, junto con los árbitros, les chocaban las manos y felicitaban a los ciudadanos. Inmediatamente la cancha estaba lista, y todos los cincuenta candidatos tenían su mano derecha levantada frente a miles de fanáticos entusiasmados, y en minutos ya eran ciudadanos estadounidenses oficiales. Con sonrisas en sus rostros y banderas en mano, este será un día que realmente todos recordarán.

Los nuevos ciudadanos estadounidenses celebran con los fanáticos

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.