lunes, 2 de mayo de 2016

Parte I: Semana de Reconocimiento al Servicio Público, "Para este Refugiado Político, EE.UU. es la Tierra de las Personas Libres y el Hogar de las Bayas”

En esta Semana de Reconocimiento al Servicio Público, honramos la dedicación de los empleados de USCIS, quienes  cumplen la misión de USCIS de asegurar la promesa de América como nación de inmigrantes.

Por Benjamin Rubenstein

“No tengo muchos recuerdos sobre mi vida antes de cumplir mis 7 años de edad. No recuerdo un parque infantil o montar en bicicleta. No recuerdo mucho jugar, excepto en una actividad en un campamento de refugiados en las Filipinas. Cada viernes en la tarde alguien presentaba una obra de teatro para entretener a los refugiados. Lo recuerdo como bien divertido, quizás porque hacían sonidos  graciosos y nos hacían reír. Ni tan siquiera entendía de lo que hablaban.”

La foto de procesamiento de Vue como
 refugiado en Morong, Bataan, Filipinas en 1983.
Thor Vue, un director asociado  en la Oficina de Contratación de USCIS en Williston, Vermont, nació en un campamento de refugiados en Tailandia después de la guerra de Vietnam. Su familia, perteneciente a la tribu hmong, formó parte de una operación clandestina de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) conocida como la Guerra Secreta, en la cual la CIA contrataba a miles de locales para luchar en contra de los comunistas. Después de la guerra de Vietnam, el ejército norvietnamita buscó, persiguió y mató a los veteranos de dicha operación. 

La familia de Vue huyó de su pueblo ubicado en la ladera de Laos hacia Tailandia, donde vivieron por años bajo la protección de un programa conjunto entre las Naciones Unidas y EE.UU. Cuando Vue, quien ahora tiene 39 años, tenía 7 años, su familia mudó  a las Filipinas donde permanecieron por meses aprendiendo inglés y preparándose para venir a EE.UU. Su dieta consistía de arroz en un bol de agua con una barra de azúcar morena. “No puedes partir a la mitad esa barra de azúcar, tienes que masticarla para darle sabor al arroz. Esa era nuestra dieta diaria. De vez en cuando había pollo, pero la mayoría solo consistía de agua de arroz.”

Vue tiene un recuerdo muy vívido: recuerda su abuela vomitando durante el vuelo desde las Filipinas a EE.UU. “No podía comer la comida. Me sentí muy mal por las personas que estaban sentados a su lado. Nuestras dietas eran diferentes.”

Flaco y desnutrido, Vue llegó a San Francisco, California en 1984. Su familia era una de las miles de familias refugiadas por razones políticas a quienes EE.UU. les otorgó asilo después de la guerra de Vietnam. Los miembros del Servicio de Inmigración y Naturalización (anteriormente INS, agencia que existía antes de establecer el Departamento de Seguridad Nacional, DHS) acogieron a su familia y procesaron juntos a sus padres, abuelos y hermanos menores. “En definitiva, apreciamos este acto del INS. Claramente nos ayudó a mantenernos juntos”.

Su familia hizo su vida en el área de la bahía de San Francisco y luego en Eureka, California. En Tailandia, el padre de Vue era un herrero, pero en EE.UU. ha trabajado como granjero. Vue le ayudaba a recoger arándanos azules. “Me encantan los arándanos azules,” dijo Vue. “La mejor parte de recogerlos es que puedes comer uno o dos mientras lo haces”.

Vue y su familia en sus fotos de procesamiento
del refugiado en Morong, Bataan, Filipinas en 1983.
Vue dijo que su familia hacía lo mismo que cualquier otra familia de inmigrantes, trataban de salir adelante y hacer lo que fuera posible. Vivieron en viviendas asequibles para personas de escasos ingresos económicos. “No era lo mejor, pero al menos era algo”, comentó Vue.

La mayoría de los residentes de ese lugar eran hmong-americanos. “Fue difícil integrarnos y asimilar  la cultura americana”, expresó.

A pesar de los retos que tuvo para asimilar la cultura, Vue tuvo éxito. Es un veterano del ejército de la Marina, obtuvo un Doctorado en Derecho de la Facultad de Derecho de la 
Universidad de California en Berkeley, y una Maestría en Administración Pública de la Universidad del Sur de California. Siempre supo que trabajaría en el servicio público para hacer algo por la comunidad, y sucedió que poco después de trabajar con el Departamento de la Defensa, regresó adonde empezó toda su trayectoria en EE.UU.: a USCIS. En su posición actual, Vue supervisa las políticas de adquisiciones y ayuda hacer los contratos de los centros de apoyo de servicios de inmigración, asegurando que las demás familias tengan lo que necesitan para sobrellevar el proceso.

Vue encima de la montaña Mansfield,
la cima más alta en Vermont, el 11 de julio de 2015.
Vue también pasa mucho de su tiempo libre como voluntario. Es socio del Comité de Energía de South Burlington, Vermont, que le provee al ayuntamiento políticas para reducir el consumo de energía y promover el uso de energía renovable. Es miembro del Upper Valley Wilderness Response Team, un equipo de búsquedas y rescates.  Es miembro voluntario del consejo sobre viviendas asequibles, que colabora con miembros de la administración y de la comisión de planificación del condado.  “Apoyo el sistema de vivienda asequible. Es el ambiente en el que crecí”.

Los padres de Vue viven en California y aún tienen su granja. Venden fresas en un mercado local de agricultores. Vue les visita cuando puede y todavía roba algunas fresas.  “Les digo que tengo que hacer una prueba de sabor,” comentó Vue. “Soy el ejecutivo que hace las pruebas de sabor para saber si están listas para recoger”.

Nota del autor: Me disculpé con Vue por no conocer mucho de la cultura hmong. Me dijo: “Está bien. La población general no sabe quiénes son los hmongs. Hay solamente 4 millones de hmongs a nivel mundial. En EE.UU. solo hay un cuarto de millón. La mayoría de ellos viven en Minnesota o California. Cuando alguien nuevo me pregunta quién soy, les hago adivinar y van atreves del espectro cultural --  chinos, coreanos, y así por el estilo. Nunca espero que alguien sepa que soy hmong.”

1 comentario:

  1. Una gran historia la de Vue. Una historia que inspira no sólo desde su dura historia personal sino de un país(Estados Unidos) que, desde la libertad que predica y practica, se hace grande con su genuino acto de solidaridad permanente.

    ResponderEliminar

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.