jueves, 7 de julio de 2016

Convertirse en Ciudadano Estadounidense: Momento Especial en la Vida de un Músico de Jazz


Para el músico de jazz Enrique Haneine, todo parece estar cayendo en su sitio. La semana pasada alcanzó lo que él llama “el sueño y honor” de convertirse en ciudadano estadounidense durante una ceremonia especial en la Biblioteca Pública de Nueva York. Su carrera de músico también está en todo su apogeo. Recientemente lanzó su más reciente grabación, Instants in Time (Instantes en el Tiempo).

Haneine nació en el Distrito Federal de México dentro de una familia de raíces libanesas. Sus padres le enfatizaron la importancia de la educación. Como resultado, terminó carreras en música y economía en México, para luego moverse a Boston para terminar una maestría en el Berklee College of Music.

Mientras tanto, sintió que esa pasión y los ideales manifestados en el jazz le guiaban a una jornada:

“Amo la espontaneidad e improvisación de la música y el jazz, y cómo invita a todos los participantes; se convierte en un lenguaje universal. El jazz para mí simboliza libertad; un lugar de expresión. Sin importar de dónde vienes, te acepta. Al mismo tiempo, hay un nivel de maestría y técnica que debes ser capaz de expresar para proponer tus ideas”.

Para Haneine, los valores que encontró en el jazz son los mismos que encontró en los Estados Unidos. “El jazz une muchas culturas y sueños y crea unidad, muy parecido a este país. Si importar de dónde eres, tienes algo con lo que puedes contribuir”.

Arriba: Haneine en la Biblioteca Pública de Nueva York en su ceremonia de naturalización
Su carrera musical y la decisión de convertirse en ciudadano estadounidense fluyeron de manera natural una con la otra. “Creo que esto está en perfecta armonía; no me imagino a mí mismo en ningún otro lugar. Lo que yo hago es servir. El solo hecho de que pueda hacer a otra persona sentir algo por medio de mi trabajo es gratificante”.

Haneine (centro) recita el Juramento de Lealtad junto a otros candidatos
Durante su ceremonia de naturalización, Haneine se sintió particularmente impresionado con el llamado a las naciones, momento en que los candidatos se ponen de pie cuando su país de origen es mencionado en alta voz. Luego de ello, los candidatos toman de pie el Juramento de Lealtad para convertirse en ciudadanos de los Estados Unidos, su nueva nación.
Nuevo cuidadano
Aunque tiene cuatro grados académicos, Haneine ama el hecho de que el proceso de aprendizaje nunca termina. Su jornada hacia la ciudadanía no hubiese sido posible si no hubiese venido a los Estados Unidos como estudiante. “Es una constante búsqueda. Los mejores maestros son eternos estudiantes; uno nunca termina de aprender. Aprendes cada día; siempre hay algo nuevo que descubrir. Debemos continuar creciendo”. Ahora que vive en New York City, ha encontrado un ambiente donde música y músicos de alrededor del mundo florecen y se relacionan entre sí.

“Las cosas en las que creo, el proceso, va de la mano con los Estados Unidos. Aprender no se trata de terminar. Las cosas aún están empezando, y yo me siento entusiasmado acerca de lo que lo que comienza y lo que traerá el futuro”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.